Cómo utilizar ácido muriático para reducir la alcalinidad de tu piscina

Si no se trata, la alta alcalinidad puede causar la formación de sarro dañino dentro de tu piscina y el sistema de circulación. Puede arrastrar el pH con él y desequilibrar la química del agua. Agregar ácido muriático es una forma fácil y económica de reducir la alcalinidad de tu piscina. Todo lo que necesitas es un cubo, algunas precauciones de seguridad y un poco de paciencia.

acido muriatico para reducir alcalinidad piscina

¿Qué es el ácido muriático?

El ácido muriático es uno de los nombres del ácido clorhídrico, un ácido fuerte y corrosivo con numerosos usos industriales.

Se usa comúnmente para limpiar ladrillos y reducir el pH de la mampostería para ayudar a que la pintura se adhiera mejor.

También se encuentra en el estómago humano . En tu cuerpo, trabaja para reducir el pH en el intestino para ayudar a la digestión y destruir microorganismos que de otra manera podrían ser perjudiciales.

El ácido muriático equilibra la química de tu piscina al reducir la alcalinidad total y el pH. Por lo general, tiene una concentración más baja de cloruro de hidrógeno que el ácido muriático que encontrarás en las ferreterías para su uso en aplicaciones industriales como mampostería.

Si tu piscina usa un filtro de cartucho, es posible que ya tengas ácido muriático a mano. Se usa comúnmente para limpiar filtros en profundidad y es especialmente útil para eliminar los residuos pegajosos que se pueden acumular allí. Si has estado usando ácido muriático para limpiar el filtro , puedes usar lo mismo para reducir la alcalinidad de la piscina.

¿Cuando usar ácido muriático en la piscina?

El rango de alcalinidad que tu piscina necesita está entre 100 partes por millón (ppm) y 150 ppm, siendo 125 ppm lo ideal.

Cuando el pH de tu piscina es alto, el agua se llama básica , lo que significa que carece del equilibrio adecuado de acidez. Cuando esto sucede, el agua se vuelve blanda, escamosa y propensa a la acumulación de calcio.

Las incrustaciones y escamas debido al pH alto o la alcalinidad pueden obstruir el sistema de circulación y el filtro. Tu desinfectante tendrá que trabajar más duro, lo que te llevará a agregar más cloro. Incluso puedes comenzar a notar que los niveles de pH aumentan con el tiempo cuando la alcalinidad total es alta.

Un pH alto puede conducir a una alta dureza del calcio y una alta alcalinidad. Debido a que el pH es naturalmente inestable, necesita un tampón que lo ayude a mantenerse en un rango óptimo. Eso es lo que hace la alcalinidad. Ayuda a evitar que el pH cambie demasiado rápido.

Cuando reduces la alcalinidad, también reducirás el pH. Los productos químicos utilizados para reducir uno funcionan en ambos de forma natural, pero el pH tiende a verse más afectado que la alcalinidad.

Para evitar crear un efecto péndulo con sus niveles de pH cuando baja la alcalinidad, baje su pH a algún lugar entre 7,4 y 7,6.

Mantener la alcalinidad de su piscina bajo control ayuda a mantener el pH bajo control, lo que ayuda a que su desinfectante funcione lo mejor posible y evita que la acumulación y los contaminantes se apoderen de su piscina.

Cómo reducir la alcalinidad de la piscina con ácido muriático

Las tiendas de accesorios para piscinas tienen un producto llamado Reductor de pH , que es principalmente bisulfato de sodio. Este producto reducirá tanto el pH como la alcalinidad total, pero puedes usar ácido muriático en su lugar. Es más barato que un reductor de ph comercial, pero es importante conocer la forma correcta de usar el ácido muriático para reducir la alcalinidad de tu piscina.

  1. ¡Seguridad primero!

    Antes de empezar a añadir ácido muriático a tu piscina, es muy importante que utilices equipo de protección. Incluso una exposición momentánea a la piel puede provocar la aparición de quemaduras graves en las zonas afectadas, por lo que el equipo de protección es esencial. Por un lado, asegúrate de que la ropa que llevas mientras añades ácido muriático a la piscina cubre completamente tus piernas y brazos.
    Si tienes unas gafas, utilízalas para proteger tus ojos de posibles salpicaduras. También es importante que uses guantes resistentes al ácido. La etiqueta que se encuentra en los guantes debe indicar a qué son resistentes. Si alguna vez te salpica algo de ácido en la piel, tienes que ponerte inmediatamente agua fría en la zona, lo que puede mitigar los efectos del ácido.

  2. Analizar y preparar

    Comienza por analizar el agua de tu piscina, para saber exactamente cuál es su pH. A continuación, apaga la bomba de la piscina.

  3. Mezcla la solución

    Llena un cubo con agua limpia (deberás asegurarte de que el cubo es seguro para utilizar el ácido muriático, ya que puede ser demasiado fuerte para algunos tipos de plástico). Añade el ácido muriático al agua (asegúrate de verterlo lentamente para evitar salpicaduras) y remueve con cuidado con un palo de madera.

  4. Añade el ácido

    Vierte lentamente la mezcla en la parte profunda de tu piscina y espera unos minutos para que la solución se disperse. A continuación enciende la bomba de tu piscina para que el ácido muriático pueda circular por el sistema de filtración.

  5. Repite los test

    Espera unas horas y vuelva a analizar el agua de tu piscina. Si el pH vuelve a estar dentro de un rango aceptable, ya está listo. Si el pH sigue siendo demasiado alto, tendrás que volver al primer paso y repetir el proceso.

Conclusión

Cuando controlas adecuadamente la química de tu piscina, reducirás la necesidad de ajustar su alcalinidad frecuentemente. Pero si los parámetros de tu agua se disparan, recuerde que un poco de ácido muriático añadido con cuidado y precaución puede ayudarte a volver a encarrilar las cosas y a volver a disfrutar de tu piscina.

Califica este artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
1 votos, promedio: 5,00 de 5
Cargando...